1 Truco de belleza infalible: Ser uno mismo

¿Has intentado agradar alguna vez a toda costa? O lo que es más, ¿te pasas la vida buscando la forma de gustar a los demás y el apreciado regalo de su aprobación?

A veces actuamos así y no nos damos cuenta de que ésta no es precisamente la mejor manera de aflorar nuestra belleza, todo nuestro potencial interno y externo.

Me viene a la cabeza, una típica conversación entre una señora y la dependienta de cualquier tienda de ropa: “No estoy segura de quedarme este vestido. ¿Lo puedo devolver si no le gusta a mi marido?”. ¿Queeeé? ¿Que mi pareja, mi madre, mi hijo o mi amiga va a decidir con qué estoy guapa y con qué no? Nosotros mismos somos los que mejor nos conocemos y los que sabemos lo que queremos reflejar, o al menos los que disponemos del potencial para poder averiguarlo. Nadie puede situarse exactamente en nuestro pensar y sentir.

Quien se conoce a sí mismo y se agrada, con sus virtudes y defectos, con su luz y oscuridad, consigue sentir su belleza. Quien se siente guapo o guapa irradia un brillo que resulta tremendamente atractivo.

Saber que no estamos solos, aunque ocasionalmente en la vida vivamos la soledad, nos enfoca a vivirla como un reencuentro con uno mismo, como una oportunidad de disponer de tiempo de autoconocimiento, de aprendizaje, y no como un vacío; desde la temporalidad y la causalidad de la situación que nos toca experimentar.

Vivir desde la aceptación y gusto por nosotros mismos, nos hará sacar nuestro traje de noche, nuestras mejores galas, toda la belleza interna y externa que poseemos y que puede que discretamente ocultemos en la superficialidad de lo cotidiano.

A menudo, buscamos el amor en los demás, depositándoles la responsabilidad de nuestro amor en ellos. Nuestra cobardía nos ciega y nos impide ver que la responsabilidad del amor está en nosotros. El cariño y la belleza no están fuera, están en nosotros mismos, y si actuamos con la valentía de encontrarlos, brillaremos irremediablemente en nuestro entorno.

Así que el mayor truco de belleza es ocuparnos cada día un poco más de vivir siendo nosotros, actuando en coherencia con lo que sentimos y pensamos, sacando compasión y comprensión hacia nosotros y los demás. Este es el truco infalible que se nota en las miradas, en la profundidad de los ojos, en las sonrisas, en las actitudes serenas y pasionales a la vez, en las auténticas presencias.

¡Pongámonos manos a la obra! ¿Qué puedo hacer para avanzar en el camino hacia mi autenticidad? Una o dos cosas al día serán suficientes. ¿Qué es lo que me hace sentir bien y se prolonga su efecto en el tiempo sacando lo mejor de mí? Anotémoslas, felicitémonos por ello, eso nos motivará de una forma asombrosa.

¡Hasta pronto guapísimos y guapísimas lectores!

 

Un abrazo muy fuerte,

 

 

Share this post


X