3 pasos para empezar bien el día

¡Hola a todos!

Hoy quiero compartir con vosotros una forma sencilla de empezar el día que os recargará de energía para el resto de la jornada. Ah! ¡Y no son ni medicamentos, ni drogas, ni redbull!

La única cosilla es que tenéis que poner algo de vuestra parte. Como pasa con todas las nuevas acciones, lo que os puede costar al principio es que lo convirtáis en hábito, pero una vez instalado el circuito neuronal, se acabó el esfuerzo. Este circuito conectará el neocórtex con el cuerpo o núcleo estriado, principal vía de entrada hacia los ganglios basales (centro de nuestro cerebro). El núcleo estriado es un atajo. Cuando estas conductas que te recomiendo a continuación se “empaqueten”, las células del estriado solamente comprobaran el principio y el final de la rutina, lo que hará que sigas estos consejos cada mañana con la misma facilidad con la que te limpias los dientes. Con la repetición diaria, todo será coser y cantar. Pues venga, no me demoro:

Paso 1.- Al salir de la ducha o después de lavarte la cara, mírate al espejo.

Paso 2.- Aunque te entren tentaciones de quedarte mirando ese grano del que maldeciste a toda su familia el día anterior o te entren unas ganas irresistibles de calcular a ojo la inclinación que tiene tu nariz o de contar las arrugas de tu frente o las patas de gallo que se acomodan sin pedir permiso en las orillas de tus ojos, no te recrees en esos pensamientos y déjalos pasar.

El truco consiste en fijarte en lo que te gusta de tu cara. A mí me gusta especialmente mi nariz, respingona y elegante. ¿Y a ti? ¿Qué es lo que más te gusta de tu cara? Nos han enseñado a ser modestos y no reconocer nuestra belleza interna y externa. Yo te propongo que te reveles contra esa creencia y reconozcas lo bello de ti. ¿Qué me dices? ¿Qué te cuesta encontrar ese rasgo maravilloso de tu rostro? Por favor, ¡no tires la toalla! Bueno, la de baño sí puedes. No pares hasta reconocer algo que te guste de tu cara.

Paso 3.- Repítete en voz alta: ¡VIVA LA MADRE QUE ME PARIÓ! ¡ME ENCANTA MI NARIZ (o en tu caso lo que hayas encontrado bellísimo)! ¡SOY GUAPA/GUAPO!

Puede que al hacerlo te de la risa, pues genial, porque reír es muy beneficioso, ya que contribuye al bienestar físico y mental (psicológico y emocional), concretamente fortalece el sistema inmunológico, es un ejercicio aeróbico y relajante muscular, realiza un masaje interno, ayuda a manifestar emociones, etc.

Puedes cambiar la frase con otra que te resuene. A mí me encantan éstas y con lo de mi madre establezco conexión y honro mis ancestros lo que me da paz para consolidar mi energía.

Empezarás el día con más autoestima, seguridad, focalizándote en lo bueno de ti, y de rebote en lo bueno en general, en lo bueno de los demás. Habrás dado un pasito para estimular que saques lo mejor de ti, lo que tú eres en realidad y que las situaciones adversas que te rodean sean eso, sólo circunstancias que no están en ti, y que tú puedes cambiar.

Pruébalo. Y si te apetece, cuéntame cómo te ha ido.

Un abrazo bien fuerte

 

 

Share this post

Comments (4)

  • Alfonso Reply

    Viva la madre que te parió!!!

    24/02/2015 at 12:52 pm
    • Olga Reply

      Idem guapísimo

      24/02/2015 at 8:55 pm
  • cristina Reply

    Me encanta empezar leyendo un articulo tan positivo, eres luz. un beso

    10/03/2015 at 8:53 am
    • Olga Reply

      ¡Gracias guapa! Dedícate tiempo a descubrir todos tus detalles, todos tus recovecos, todos tus puntos fuertes por dentro y por fuera, que son muchos!!

      10/03/2015 at 8:54 pm

Deja un comentario


X