Gracia Flamenca

perfilblog_GraciaFlamenca

¿Hay alguna actividad con la que conseguís desconectar y disfrutar con el entusiasmo de cuando eráis niños? ¿Realizáis actualmente o recordáis algo que saca vuestra pasión y os hace sentir realmente bien?

A mí me ocurre con el baile. Los lunes tengo el placer de asistir a las clases de rumba flamenca que ofrece Marta Allué Esteve en Gracia Flamenca www.graciaflamenca.es. Marta es aprendizaje, entusiasmo, alegría, rigor, diversión, amabilidad y gracia, mucha gracia flamenca. Marta y el resto de compañeras, te arropan con la complicidad del baile ofreciendo amistad en esos momentos de la vida en que necesitamos apoyo porque sentimos que se agrieta la tierra que pisamos y que hasta ahora nos sustentaba, o porque simplemente el peso de la rutina se nos antoja demasiado grande.

Marta es una muy buena profesora de flamenco porque crea un “poti-poti” ideal, ya que combina la atención por sus alumnos rectificándonos con sutileza, con la expresión de su humor que consigue amenizar las clases con diversión, con la claridad y calidad de sus enseñanzas en flamenco, con cercanía y honestidad. Resumiendo Marta es una tía profesional y cachonda, que contagia su gracia flamenca a los que tenemos la suerte de asistir a sus clases. Con todo esto va a parecer que le hago la pelota a la profa, y entre que tengo ya mis 46 añitos y este es mi blog, lo que parezca… pues, eso, que “me importa un bledo”.

La gracia de Gracia Flamenca, y valga la redundancia, es que no sólo me hace sentir guapa, porque soy yo en esencia mientras bailo, disfrutando y sacando lo mejor de mí, sino que además es un gasto consciente que me ayudará a ganar más dinero. Sí sí, ya lees bien. A mí ir a las clases de Gracia Flamenca me generará a medio y largo plazo más ingresos, y no exactamente bailando. Para entender esta idea, tenemos que dejar a un lado el punto de vista pragmático del asesor económico-financiero, que desde una visión parcial recomendaría que elimináramos un gasto superfluo argumentando que no está ligado con mi actividad económica y que, por tanto, no contribuiría a la generación de beneficios.

Necesitamos ampliar el campo de visión, para poder crecer. Mientras bailo y en los días posteriores de la “resaca danzarina”, soy más yo que nunca, desahogo emociones, despierto mi creatividad, y en consecuencia me estimula a generar ideas, a redescubrir mis pasiones  y a mejorar la versión de mí misma, con lo que me posibilita trabajar más y mejor, y por tanto allano el camino para generar más dinero.

Así que os animo a venir conmigo a las clases de Gracia Flamenca, o a buscar lo que os apasiona, sea ir al gimnasio, saltar en puenting o hacer macramé, sea lo que sea, porque este será vuestro gasto consciente, y os ayudará conscientemente a dirigiros hacia vuestros propósitos y hacia la abundancia.

 

¡Hasta pronto guapísimos lectores!

Un abrazo bien fuerte,

Share this post

Deja un comentario


X