Mi mayor deseo de que no le pidamos nada al 2016, sino que nos lo pidamos a nosotros mismos, más que nada para ir un poco más a lo seguro

deseos2016
Hoy es la primera vez que paso la noche vieja sola y estoy aprovechando para hacer balance del año que acaba y del que está a punto de empezar. Vivir esta noche así es para mí un reto. No pretendo vencer la soledad, sino aceptarla. No me propongo enfrentarme a mí misma, sino acogerme. No quiero vivir en soledad de forma perenne pero sí quiero desmitificar las fiestas, desdramatizar las circunstancias que no son de mi agrado, ver la luz en la oscuridad, sentir la fortaleza de vivir con uno mismo para después atraer desde la serenidad y la seguridad a las personas que vibren en mi misma frecuencia. Es decir, estoy puliéndome, limpiándome, arreglándome, para acabar bellísima, lo que ocurre es que esto no lo conseguiré distrayéndome y agarrándome a cualquier relación, sino viviendo conmigo misma, conociéndome, aceptándome, soltando mis miedos después de verlos y sentirlos, sacando mi amor y mi fuerza interior.

Después de explicaros todo esto, entenderéis que esté un poquillo filosófica, espiritual y hasta un poco empalagosilla.

En relación al 2015 que hoy despido, os agradezco el tiempo que me habéis dedicado, en persona, con lecturas, con mensajes, con abrazos, con besos, con pensamientos, con sentimientos. Disculparme los que sintáis que no me he puesto en vuestro lugar y no he sabido comprenderos y apoyaros o dedicaros el tiempo y cariño que necesitabais en algún momento. Todos hacemos lo que podemos y sabemos en cada momento. De ahí nace la verdadera compasión.

Reflexionando sobre el 2016, me he puesto a pensar en una imagen de Mafalda que corre por Facebook que dice: “¡No es el 2016 el que tiene que ser diferente, es ustedes!”. El 2016 es ciertamente sólo un año o 12 meses o 365 días o 8.760 horas o 525.600 minutos o 31.536.000 segundos, es decir, es sólo tiempo. El tiempo es una invención humana, es algo que no existe como tal. Lo que sí existe somos nosotros y si somos creyentes, pues Dios, Ala, Buda, el universo, el sistema o en lo que creamos. Yo voy a pedirle a Dios, y sobre todo a mí misma los deseos que anhelo.

Soy consciente de que pedir no basta. Sólo sirve que me comprometa de verdad conmigo misma, porque sólo sé yo misma lo que quiero y lo que me conviene en mi vida, y sólo yo cometeré los errores que necesito para aprender.

Así que os deseo muchas oportunidades de acertar y de equivocaros: de acertar para que disfrutemos, lo celebremos y reafirmemos nuestra autoestima; y ocasiones de equivocarnos para que podamos realmente reaccionar, cambiar y aprender. Os deseo éxitos y fracasos. Os deseo vida.

Os deseo que sintamos desde el corazón que sucederá lo que queramos vivir. Visualizar desde la cabeza no basta. Sintamos con la inocencia de un niño que vive el presente con inocencia e ilusión, con el convencimiento del sabio que acepta lo imperecedero, con la paciencia del anciano que asume su vejez, con el ímpetu del adolescente que todo lo cree posible, con el amor de una madre que no tiene fin, con la disciplina de un profesor que pone los límites necesarios, con la incondicionalidad de un padre que siempre está cuando se le necesita.

Ilusión o ilusionismo, esperanza o empuje, soledad o solitud, compañía o acompañamiento, tenacidad o tozudez, compasión o caridad, dignidad o orgullo, mirar o ver, acariciar o tocar, abundancia o avaricia, aceptación o resignación, respeto o tolerancia, valentía o arrogancia, disfrute o distracción,.. yo me quedo con los primeros para llenar mi vida y vivir la satisfacción de ir por el camino elegido de la autenticidad. Yo elijo. Tú eliges. Todos elegimos. Tal como dice el cantautor Lucas Maciano: “Yo elijo elegir”. Sólo eligiendo elegir podemos ser.

También te deseo valentía para ser nosotros mismos, comprensión para conocernos a nosotros mismos y a los demás, compasión para aceptarnos a nosotros mismos y a los que nos rodean y amor, mucho amor para que el corazón sea nuestra guía y así podamos vivir en paz.

Estos son mis deseos, para ti, para mí, para nosotros.

Yo quiero comprometerme e invitarte a que te unas a este ambicioso propósito para el 2016.

 

¡Hasta pronto guapísimos lectores!

Un abrazo bien fuerte,

Share this post


X