Miedo a vivir con miedo

girl-with-the-butterfly_Miedodevivirconmiedo¿El miedo existe?

El miedo es lo opuesto al amor. Una madre temerosa en extremo de su capacidad de ejercer como tal, no puede entregar todo el amor a sus hijos para que puedan desarrollarse de una forma sana. Un hombre o una mujer que tiene miedo de sus capacidades, que no confía en sí mismo / misma y en la vida, pondrá límites a su entrega y no podrá amar en plenitud.

El mal endémico del mundo no es el dinero, ni los políticos en sí, sino el miedo que tiene la sociedad proyectado en sus representantes.

Lo realmente complicado es intentar vivir en el amor, cuando estamos rodeados por el miedo, cuando personas que queremos no pueden darnos su amor, cuando sentimos ese miedo por dentro, cuando tenemos miedo de vivir con miedo…

Sabiendo esto, ¿cómo seguir viviendo?, ¿cómo nutrirnos de energía para ser nosotros mismos y conseguir nuestra verdadera imagen interna y externa? ¿Cómo no tener miedo al dinero y creernos merecedores de la abundancia? La respuesta es sencilla, simple y escueta: el amor.

No sé vosotros, pero cuando yo pienso en vivir en el amor, me imagino una chica con un vestido vaporoso blanco y una corona fina en la cabeza de flores de colores pastel que va brincando y bailando liviana, sonriendo, ajena a los problemas internos mundanos y a las catástrofes mundiales. Esta mujer imaginaria tiene un aspecto de flipada que me hace caer de mi ensoñación y pensar que esta representación no refleja la idea de vivir con amor.

Vivir con amor, para mí, no es alcanzar un estado privilegiado de conciencia que me permite abstraerme de toda perturbación terrenal. Para quien lo haya alcanzado: ¡Muchas felicidades!

Para mí vivir con amor es una forma de vida. Es tener la honestidad y la autenticidad como valores, es trabajar la autoestima, planificando como vivir en coherencia con lo que se siente y se piensa. Y en todo esto aceptando y siendo condescendientes con nosotros mismos, perdonándonos y aprendiendo de cada error y frustración que nos ponga la vida. Y al caer y desviarnos del camino, no rendirse y volver a levantarse. Y aquí no acaba todo, ese amor extenderlo a lo que hacemos en nuestra vida, a nuestras pasiones, para alimentar nuestro humor y hacer nuestro amor más fuerte. Y sólo entonces después de sembrar y estar llenos de nuestro amor, podemos entregar amor “del bueno” (como dice una canción de Maldita Nerea)  a los demás: los hijos, la pareja, los amigos, los seres del mundo.

¿Por qué creamos el miedo y lo alimentamos?

Porque hace falta muchos “reaños” (gramaticalmente redaños) o “tener huevos” (expresado coloquialmente) para vencer nuestras creencias, nuestros miedos que nos acompañan en muchas ocasiones desde la niñez, miedos evolucionados, nuevos en las formas, los de siempre en esencia.

Alimentamos el miedo porque es más cómodo seguir con lo conocido, aunque nos genere angustia y nos encierre en la jaula de la cotidianidad. Alimentamos a la bestia porque tenemos miedo de nuestra grandeza, de nuestro tremendo potencial, de nuestra luz propia.

Cuando empezamos a brillar, nuestra luz molesta a quien se empeña en vivir en la oscuridad. Entonces saquemos nuevamente fuerzas de nuestro amor para que la comprensión, la compasión y la aceptación nos guíen y nuestros actos no se conviertan en respuestas prepotentes e inflexibles.

Y creo firmemente que siempre será vuelta a empezar. No hay fin. El camino es el mismo. Volver a perdonarnos y volver a perdonar a los demás. Aceptarnos, aceptar a los demás, aceptar las situaciones. Y seguir trabajando para que nuestro amor crezca y crezca, y nuestra luz propia sea un ejemplo y una motivación para que los nos rodean y así saquen también su luz, y entre todos conseguir potenciarnos unos a otros y multiplicar indefinidamente nuestra luz.

Este final reconozco que puede sonar un poco ñoño, pero no por ello es menos sincero.

 

¡Hasta pronto guapísimos lectores!

 

Un abrazo bien fuerte

 

Crédito de la fotografíachica de la mariposa from es.mystockphoto.com

 

 

 

 

Share this post

Deja un comentario


X