Money, money, money,…

Si has crecido escuchando que “el dinero es la causa y el motivo que haya tanto desespero” (canción “Si yo tuviera una escoba” de Los Sirex), pues tienes el mismo trabajo que yo. ¡Ala!, pues si quieres vivir con la libertad financiera que te permita dedicarte a lo que realmente te apasiona, no te queda otra que cambiar esta creencia, ya que en lugar de acercarte a la gente necesitada, lo que consigues es alejarte del dinero. ¿Crees que puedes desarrollarte, ayudar a tu familia y servir a los demás sin dinero?

“Maldito dinero”, escuchamos de un pensionista que pese a su artrosis hace equilibrismos para llegar a final de mes. ¿Realmente unos papeles, monedas, tarjetas o apuntes bancarios, tienen intrínsecamente moral o son los comportamientos amorales de las personas con falta de consciencia los responsables de los problemas sociales?

“Esta vida es una mierda” “Estoy harta/harto de pagar la hipoteca y los impuestos”, frases que puede escupir cualquier parado, autónomo o “afortunado” asalariado en la cola de cualquier entidad bancaria. Con estos pensamientos, contribuimos a crear una realidad desesperanzadora, nos encerramos en una jaula que nos hace inaccesible a la prosperidad y nos negamos la abundancia. Pensando así, rechazamos el dinero. Pagar es maravilloso, porque significa que previamente hemos conseguido el dinero para poner entregarlo a un banco, a hacienda, al vecino del quinto que nos ameniza las noches del sábado con sus ruidosas cenas con amigos o a la vecina del primero que nos despierta con la aspiradora, da igual, la cuestión es que entregar dinero es una llamada a la entrada de más dinero. Y todo esto venciendo al miedo, desde la confianza en uno mismo, desde la fe en la vida, desde el disfrute y desde el servicio a los demás.

“El dinero llama al dinero”. “El dinero sólo lo tienen los hijos de los ricos”. Estas frases pueden provenir de cualquier persona menos de personas adineradas y sus descendientes pijos. ¿Crees que si pesamos así, conseguiremos fácilmente dinero? ¿Crees que te mereces recibir dinero? Sólo dándonos permiso a obtener dinero, éste formará parte de nuestra vida. Sólo así nos surgirá la forma y circunstancias adecuadas para ganarlo.

Los pensamientos que nos traerán dinero a nuestra vida son: “El dinero es la leche en vinagre”. “El dinero es maravilloso”. “El dinero es una bendición”. “Sacaré lo mejor de mí, y el dinero vendrá por su propio peso”.  Cantar a grito pelao “Money” de Cabaret, de Liza Minelli por el pasillo de tu casa sin dejar de mover los hombros, podría ser un buen ejercicio de PNL (programación neurolingüística) para que esos pensamientos queden integrados en nuestra mente, para fijar nuestro foco y marcar nuestra mirada (como representa el imagen de este ojo con el símbolo del dólar).

Así que: ¡Viva el dinero consciente! ¡Viva el dinero que nace del talento y la pasión! ¡Viva el dinero generoso que se comparte! ¡Viva el dinero creativo, ingenioso y divertido! ¡Viva el dinero hermoso que ayuda a las personas a que saquen su esencia y su belleza! ¡Viva el dinero valiente que empuja a las personas a abrirse y ser ellas mismas! ¡Viva el dinero que ayuda a CAMBIAR y a VIVIR a las personas en toda su plenitud!

Share this post

Deja un comentario


X