¡Ole tú! ¡Ole yo! y ¡Ole nosotros!

¿A menudo ves guapos a tus amigos / amigas? Ves los rasgos atractivos de las personas con facilidad. Pues ¡genial! Porque no solamente conseguirás alegrarles el día si se lo comunicas, sino que estás viendo tu belleza reflejada en ellos. La hermosura está en ti. Y en mí. ¡Qué ser creídos no es algo negativo como nos inculcaban de pequeños! ¡La falsa modestia es la que puede crear estragos en tu autoestima y en tu coherencia!

Lo que no tiene sentido es compararnos. El sentido de la humildad que nos une y nos permite crecer es recordar que nadie es mejor que nadie, pero eso no quiere decir que cada uno no podamos ser guapísimos si sacamos nuestra luz, nuestra autenticidad.

Hace unos días he cambiado la foto del facebook y he puesto una sonriente que me hizo una de mis hijas mientras me hacía reír. Amigos y familiares me han escrito diciéndome lo guapa que estoy o clicando “me gusta”, y lo realmente curioso es que cada uno de ellos ven su belleza reflejada en mí. No solamente me ven guapa de forma consciente, sino que de forma inconsciente se ven guapos a sí mismos.

¡Ojo con lo que no soportas de la otra persona! Esos defectillos que te revientan suelen ser justamente lo que no soportamos y no aceptamos de nosotros mismos.

“Lo que más odias en los demás es lo que más niegas a ti mismo. Lo que más amas es lo que más deseas dentro de ti. Usa el espejo de las relaciones para guiar tu evolución” Deepak Chopra. Es muy interesante que hagamos una lista de lo que nos fastidia de la gente y de lo que nos encanta. ¡Ya verás! ¡Los resultados son sorprendentes!

Encaja los cumplidos con elegancia, porque esas cualidades descritas en ese momento están tan presentes en la persona que lo verbaliza, como en la que escucha y los recibe, en ti.

Piropea y agradece de forma natural en tu vida cotidiana. Comunica todo lo que te gusta de la gente que te rodea. Y hazlo de forma desinteresada. No me refiero a convertirnos en los estereotipos más o menos infundados de albañiles, que a menudo con gracia, otras con ausencia de ella, y que en numerosas ocasiones suben la moral de muchas mujeres e incomodan en otras. No, no me refiero a soltar halagos con connotación o intención sexual.  La idea es reconocer las virtudes externas e internas que vemos en los demás porque así no solamente potenciamos a las personas que nos rodean, sino también a nosotros mismos al reconocer esas virtudes en nosotros.

Si nos centramos en la belleza de nuestro entorno y semejantes, y nos focalizamos en lo bonito de la vida, estamos dando importancia a lo positivo de nosotros, de los que nos rodean y de las circunstancias. ¡Fijémonos en las posibilidades y en los recursos que la vida nos ofrece, para colocarlos en un lugar relevante en nuestras vidas! Eso como mínimo, porque si además visualizamos y sentimos lo bello y positivo que está por desarrollarse como si ya hubiera llegado, nuestra actitud y nuestro entorno favorecerá irremediablemente su aparición. Ante esta reflexión siempre existe algún amigo escéptico graciosillo que bromea sobre adivinar datos, primitivas o ligarse dos mulatas de quitar el hipo sintiendo lo visualizado. Y entonces le pregunto: ¿no lo conseguiste? ¿Pero lo visualizaste sintiéndolo de verdad? ¿Querías eso realmente? Y de forma inmediata suele acompañarnos durante un breve espacio de tiempo el apreciado y a veces incómodo silencio…

Resumiendo, si mes ves guapa, en gran parte, es porque tú también lo eres y si no me ves guapa pues quizás sea conveniente que te plantees una visita al oftalmólogo, ja ja

¿Somos capaces de sentir con todo nuestro corazón lo que planificamos como algo que ya ha pasado, con la certeza de que acontecerá tarde o temprano? ¿Somos capaces de convertirnos en esas personas que queremos ser, como única forma de sentirnos bien con nosotros mismos y conseguir nuestros propósitos? ¿Somos capaces de conocernos y sacar todo lo que podemos ofrecer?

¿Cómo me ves tú en la foto? ¿Me ves guapa? Piensa el porqué.

¿Sientes de verdad tus sueños? ¿Te atreves a trabajar y allanar el camino para llegar a conseguirlos?

Anímate a compartir tus opiniones si te apetece.

¡Seamos honestos para reconocernos, fieles a nosotros mismos  y fuertes para no desfallecer digan lo que digan los demás y pase lo que pase a nuestro alrededor!

¡Hasta pronto guapísimos lectores!

Un abrazo bien fuerte

 

Share this post

Deja un comentario


X