¿Qué prefieres ser Princesa, Dragón o Sant Jordi?

Hoy celebramos el día de Sant Jordi, entre rosas y libros. Conocemos la leyenda de que Sant Jordi mata a un Dragón, salvando así a la princesa (Este cuadro es el San Jordi Dragón de Rafael). Pero, ¿tenemos claro que personaje preferiríamos ser en la historia?

Yo me pido ser Princesa, Dragón y Sant Jordi a la vez.

Me pido ser Princesa para tener asertividad, saber pedir ayuda y dejarme ayudar cuando lo necesite, antes de que me devore cualquier dragón interno o externo. Quiero ser princesa para sacar mi delicadeza, y el valor de aceptar que hay ocasiones en que soy vulnerable, y que eso me hace sabia, humana y hermosa.

También me pido ser Dragón, porque las fieras fantásticas más temibles son mis miedos internos, esas miserias muy mías, que sólo trasciendo cuando las acepto, cuando las incluyo en la historia de mi vida, dándole sentido a su existencia. ¡Abracemos nuestro Dragón, esa parte nuestra que nos da pánico integrar!

También quiero ser Sant Jordi. Quiero tener la valentía de enfrentarme a esos mismos miedos, de deshacerme de los pensamientos y creencias que ya no me sirven, que fueron útiles en su momento, pero que ahora ya no me ayudan a ser yo en una versión más auténtica y plena.

¡Qué bonito ser Princesa, Dragón y Sant Jordi al mismo tiempo!

Comprender, sentir compasión por los tres, conocerlos, aceptarlos y quererlos, nos permitirá construir nuestro propio cuento, y desde la serenidad, reescribirlo cuando no tiene el desenlace feliz que soñábamos, haciendo del final un nuevo comienzo, con personajes más sabios y conscientes.

Y tú, ¿qué prefieres ser?

¡Hasta pronto guapísimas / guapísimos lectores!

 

Un abrazo tierno y fuerte

 

Share this post

Deja un comentario


X