“Si quieres cambiar el mundo cámbiate a ti mismo” Mahatma Gandhi

Ayer fue un día donde no nos paraban de llegar mensajes de consternación, variopintos, irónicos sobre la victoria de Donald Trump en las elecciones de EEUU. No voy a entrar en polémica. No voy a hablar de política. Solamente quiero que os unáis a mi propuesta de cambiar el mundo.

El mundo no es de acero. Me encanta la foto de este post porque es un mundo construido con las manos.

Os propongo la única forma que sé, sin perjudicar a nadie, de forma global, sistémica, ecológica y sostenible en el tiempo. ¡Comprometámonos en ser cada día un poquito mejores! Seamos cada día un poco más conscientes y hagamos pequeñas acciones que nos acerquen al mundo que queremos. Todo está relacionado. Las pelotas fuera no funcionan. Criticar pensando que no está en nuestras manos no sirve de nada.

“A veces sentimos que lo que hacemos es tan sólo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara una gota” Teresa de Calcuta. Seamos gotas en el mar. Todas las gotas formaremos un mar sereno y cada vez más justo y auténtico. Seamos chispitas de una luz cada vez más blanca. Centrémonos en lo que podemos hacer. Aceptemos la oscuridad y saquemos nuestra luz. Esta luz no es como la eléctrica, es gratis, y tenemos toda la que queremos en nuestro interior.

Todo lo que pasa tiene responsabilidad compartida. Y cualquier acontecimiento es resultado del conjunto de todas nuestras consciencias. Una vez pasado el normal cabreo al enterarnos que todos hemos proyectado lo que sucede, y se nos pase la cara de pasmaos al reconocerlo, seamos eficaces, utilicemos nuestro cerebro y nuestro corazón: ¿Qué puedo hacer yo para aportar esa gota, esa chispita que colabore en el cambio, en sacar la luz? Celebremos la buena noticia: No necesito pedir que paren el mundo para bajarme porque lo podemos cambiar. El conjunto de nuestras luces propias será la luz del mundo. Todas nuestras pequeñas acciones nos acercarán a ese mundo que queremos para nosotros y para nuestros descendientes.

Trabajar disfrutando, abriendo nuestro corazón y sacando lo mejor de nosotros mismos, es la única forma de poder cambiar lo que nos rodea. Esto requiere responsabilizarnos cada uno de nuestra vida, trascender nuestros miedos y vivir según nuestros valores y nuestras ilusiones.  Aunque puede sonar todo esto un poco “pasteloso” y “cursi”, es en lo que creo.

Seguir informados y conectados con el mundo es necesario. Culpabilizar a políticos, países, jefes, relaciones, dinero,.. de todo lo que no nos gusta de nuestro mundo es tener una percepción muy limitada de la realidad. Yo quiero cambiar y ayudar a cambiar para propiciar pequeños cambios en el mundo. Yo me responsabilizo de mi vida como una parte minúscula del mundo. Y ¿Tú? ¿Qué vas a hacer tú?

 

¡Hasta pronto guapísimos lectores!

 

Un abrazo bien fuerte

Share this post

Deja un comentario


X