Tan Tarantan Tarantan u oh oh oh u oh oh oh ¡Ahí va Beyoncé!

El tres de agosto fui con mis dos hijas a un concierto de Beyoncé. La foto que veis la hizo una de ellas. La verdad es que me hacía ilusión acompañarlas porque sabía que les encantaría y quería compartir ese tiempo especial con ellas, sintiendo su disfrute. Mi gran sorpresa fue que me fascinó la actuación de Beyoncé y que me resultó tremendamente inspiradora. Beyoncé me parece una mujer guapísima. Ella me transmite seguridad y energía. Su poder proviene de su aceptación y autoestima. Su cuerpo es precioso y su gran belleza reside en su autorreconocimiento. Su lenguaje corporal es increíble. Las poses de su cuerpo nos hablan por sí solos, enriqueciendo el mensaje de sus canciones y sus bailes: espalda recta, contorneos sensuales, movimientos con gracia y vitalidad, que nos dicen que ahí está ella, que se acepta y se ama incondicionalmente y nos enseña así su secreto. Sólo así podemos querer a los demás de verdad y tener la valentía de ser felices haciendo lo que sabemos y nos gusta, viviendo con la fe de los triunfadores, con el convencimiento de que nos esperan experiencias maravillosas por vivir.
Tanto si la vida te sonríe, como si hace poco que se te desmoronó con alguna separación o pena, ponte recto/a, camina con seguridad, baila, canta, vive dándolo todo. Empieza por tu cuerpo si no te sale con la mente. Siéntete Beyoncé. Traslada esa visualización de tu cuerpo a tu pensamiento y a tu sentir, y así, poco a poco acabarás llevándolo a tu vida.
Cuando acontezca en mi vida algo que dude, cuando no sepa si aguantar, si esperar, si poner límites, si es el momento adecuado de expresarlo, pensaré: ¿Qué haría Beyoncé? (dicho de otro modo: ¿Qué creo que haría el personaje que a mí me inspira Beyoncé? Que lo hiciera o no realmente no es tan importante) ¿Este trato es el que le darían a Beyoncé? ¿Cómo reaccionaría? Señores y señoras, somos igual de maravillosos que Beyoncé, somos divinos y en nuestras manos está que así se nos considere. Nosotros expresamos con nuestros actos y palabras cómo pueden tratarnos los demás. En nosotros está la valentía de alejarnos de quien no nos trata como si fueramos Beyoncé y de acercarnos a quien nos valora. Nosotros tenemos la responsabilidad de no conformarnos con menos en la vida. Busca tu personaje inspirador. ¡Así que a brillar!
¡Ya verás! ¡Ponte la canción de “Crazy in Love”!
¡Camina con su música con decisión! ¡Canta y baila con pasión!
“Tan Tarantan Tarantan u oh oh oh u oh oh oh”
¡Ahí va Beyoncé!
¡Ahí vamos cada uno de nosotros!
¡Ahí voy yo!
¡Ahí vas tú!
¡Hasta pronto guapísimas y guapísimos lectores!
Un abrazo bien fuerte

Share this post


X