“Tú que eres tan guapa y tan lista, tú que te mereces un príncipe un dentista” La cabra mecánica

¿Por qué cada año repetimos algunos deseos que no se cumplen? Puede que os preguntéis: “Pero si me pongo las bragas rojas, por fin aprendí a comerme las uvas sin liarme con los cuartos, pongo el anillo en la copa de cava, coloco laurel en bolsitas, ¡¡¡hasta hago conjuros con velas!!!, ¿por qué no consigo lo que realmente quiero en la vida?

La respuesta a esta pregunta tiene su miguilla y está cargadita de matices. Como en la mayoría de circunstancias en la vida, es un compendio, un poti-poti de diferentes cosillas.

En primer lugar, ¿realmente no se ha cumplido nada de lo que deseabas? ¿No analizamos a veces el año transcurrido con cierto grado de exigencia? Ser conscientes de todo lo conseguido y lo que tenemos nos da el punto de partida que necesitamos. ¡Agradezcamos todo lo que disponemos y lo que hemos vivido en el 2016! Salud, familia que nos quiere, cambios que nos hemos atrevido a dar, dedicación al hobby que me apasiona, amigos que hemos conocido,… Darnos cuenta de que estamos realizando acciones que nos ayudarán a conseguir objetivos mayores es un paso agigantado. ¡Felicitémonos! ¡Somos geniales!

En segundo lugar, ¿todo lo que deseamos va en consonancia con nuestro verdadero ser y con nuestros valores? Los deseos en los que poner intención, energía y cariño nos ayudará a conseguirlos, son los que son realmente nuestros, no de otro, y los que nos permiten desarrollar nuestra verdadera esencia, lo que somos y siempre quisimos ser.

En tercer lugar, ¿aprendimos de eso que no funcionó? ¿y si lo teníamos que vivir para aprender algo? Puede ocurrir que estemos deseando algo que no nos conviene o que no estamos preparados para recibir. Todo ocurre por una causa mayor, por alguna razón, aunque no alcancemos a saberla, tiene un sentido en nuestra trayectoria vital. Así que si no se cumplió ese deseo, puede ser que en el momento adecuado consigas ese trabajo, esa relación, eso que tanto anhelas. ¡Se pospone por algo mejor para ti!

Me encuentro con muchas personas que han perdido la esperanza y viven desde la resignación y el escepticismo en temas como el enamoramiento, el trabajo vocacional, mejorar el mundo,… ¡No dejemos que los tropiezos, que los cambios, que las separaciones nos anestesien el alma! ¡Seamos osados, locos o ilusos, aceptemos lo que la vida nos ofrece:  disfrutemos de las flores, aprendamos de las piedras y no dejemos de soñar! ¡Saquemos nuestra esencia! ¡Qué tengamos la fuerza y la valentía de brillar con luz propia! Ja ja Creo que me he venido un poquillo arriba.

Deseo para el 2017 que seamos capaces de vivir desde el corazón, creyendo en nosotros mismos, amando a nuestros seres queridos y confiando en la vida

¡Feliz 2017!

¡Hasta pronto guapísimas / guapísimos lectores!

 

Un abrazo tierno y fuerte,

Share this post

Deja un comentario


X