Vamos justillos para ser astronautas. Para el resto, los sueños se pueden cumplir. Albert Sans nos lo muestra.

Mucha gente sueña con dar la vuelta al mundo, con trabajar viviendo de su afición o con ligarse al buenorro o buenorra del vecino o de la vecina…

Seguro que conoces a alguien que te ha dicho alguna vez que cuando se jubile hará esto y aquello, y lo otro. Abundan las personas que esperan a hacer ese viaje deseado o esa actividad que les encanta, a una edad avanzada, si con un poco de suerte la salud y las circunstancias se lo permiten. ¿Tiene sentido empezar a vivir al final de nuestra vida? ¿Tiene sentido escudarnos en excusas externas sin reconocer que nos ha dado vértigo ir a por nuestra felicidad postergada o inalcanzada?

Admiro de Albert Sans su talento, pero sobretodo me inspira su valentía.  Él se define en su página “www.albertsans.com/vidaje” como nómada, músico, realizador de videos y sueños, eterno aprendiz, escéptico y…  Según sus propias palabras: “El proyecto CxK quiere unir la vuelta al mundo más lenta de la historia, en bicicleta desde 2011, con la creación/grabación de las canciones que nacen durante la experiencia nómada”. En www.albertsans.com/cxk/, Albert nos cuenta la forma de acceder a todo el contenido de las canciones, según van terminándose.  ¿No es genial? Vive recorriendo el mundo con su inseparable Ona, que no es una mujer,  ¡es su bicicleta!. En una de sus primeras canciones ya describía la vida que ahora lleva. Tenemos sueños que nos acompañan en nuestra vida porque están relacionados con nuestra esencia, con lo que somos. Caminar hacia ellos nos hace sentir vivos.

Todos podemos crear nuestra realidad. Albert lo está haciendo. Sacar nuestra valentía no es dejar de sentir miedo, más bien es que la ilusión pueda más que nuestro miedo y lo hagamos igualmente.

¿Qué nos impide cumplir nuestros sueños ahora? Seamos honestos. ¿Qué es lo que podemos hacer que todavía no hemos hecho para que se cumplan? Y lo que es todavía más importante, ¿qué es lo que sentimos en nuestro interior y que es lo que necesitamos creer para tener el coraje de materializarlos? Y ¿qué es lo que ya no nos sirve y necesitamos soltar para que podamos alcanzarlos?

La idea no es que dejemos todo y nos vayamos a recorrer el mundo si eso no nos hace del todo felices o está en conflicto con alguno de nuestros valores. La cuestión es que nos dediquemos tiempo a conocernos de verdad y nos preguntemos qué es lo realmente queremos y nos hace sentir bien, plenos y luego ¡a por ello!; haciéndolo o planificándolo para acercarnos a su consecución. ¡Da igual lo que sea y lo que opinen los demás! ¡Como si es hacer macramé, parapente, teatro o ser bombero / bombera! Lo importante es hacer lo que dice nuestro interior, que no es más que cuidar uno de los bienes más preciados que tenemos los seres humanos, nuestra autoestima. Hacer lo que nos gusta es la forma auténtica de crear nuestra felicidad, de dar sentido a nuestra vida y de poder compartir esa alegría de vivir con los demás.

Si has tenido una pérdida o una separación, aprovecha para replantearte la vida que quieres vivir. Valora la vida. Es posible. Vale la pena. Cada uno sabemos cómo, si aprendemos a escuchamos. Tenemos la fuerza para perseguir nuestros sueños si nos atrevemos a empezar y nos alineamos con ellos.

¿Qué has guardado en tu mente y tu corazón que te gustaría hacer? Sueña y hazlo realidad. Vive.

 

Explícame a mi o a quien quieras tus sueños. Contarlos ya un paso hacia ellos. Estarán así más presentes.

 

Hasta pronto guapísimos lectores,

 

Un abrazo bien fuerte

Share this post


X